En un articulo anterior hablé de seducir a los clientes / mandantes potenciales. Dicho proceso de seducción se hará a través de los puntos siguientes:
A)Tener claro lo que los usuarios buscan y estar donde dichos clientes buscan:
Los usuarios buscan: abogado + [ciudad] Por ejemplo la palabra “abogado Madrid” y sus variantes (abogado en Madrid, abogados Madrid, etc) se buscan más de 5000 veces al mes.
También se busca un abogado por especialidad. Y es importante no ignorar que el cliente potencial usa expresiones a veces distintas a las que un abogado usa. El abogado civil es abogado de familia, o abogado de divorcios para una gran parte de los usuarios que buscan. La lista de palabras clave y sus frecuencias respectivas lo explican claramente:
abogado civil, abogados civiles, etc: 290 búsquedas mensuales
abogados de familia, abogados familia, etc: 1100 búsquedas mensuales
Lo que significa que hay que definirse TANTO como abogado civil COMO abogado de familia, ya que los dos conceptos se entrelazan, aunque los usuarios sean distintos.
Tampoco hay que ignorar las palabras claves como: “separación mutuo acuerdo” (480 búsquedas mensuales) o “tramites separación” (210 búsquedas mensuales)
También se busca por ciudad Y por especialidad. Ejemplo:
abogado divorcios Málaga (y variantes como abogados divorcio Málaga): más de 300 veces mensuales…
abogado divorcios Madrid (y variantes como abogado Madrid divorcios): más de 900 veces mensuales…
Preguntas o busquedas específicas
Muchos clientes, antes de acudir a un abogado, prefieren tener claro algunos conceptos antes de desembolsar dinero para una consulta. Las respuestas como cuánto cuesta un divorcio” o cómo se pide la custodia compartida encuentran respuestas en los foros. Dichas respuestas vienen a través de publicaciones escritas por abogados, que no dudan en dejar sus datos.

B) Tener visibilidad
Este punto tiene mucho que ver con el punto anterior, ya que el que más publica tiene más visibilidad. Muchas veces, cuando nos dan una tarjeta o cuando nos aconsejan un bufete, buscamos el nombre del abogado o del bufete en Internet. No cabe duda que si dicho abogado tiene muchas publicaciones en varios portales y canales de información, significa que no sólo sabe de qué habla sino también se arriesga a que le critiquen su profesionalidad. Este riesgo, lo asumen sólo los profesionales responsables. Las redes sociales tienen su importancia en ese aspecto.

C) Conseguir vínculos entrantes
Hay dos tipos de vínculos. Los que tienen mucha relevancia y los demás.
Los que tienen mucha relevancia son aquellos que salen de una publicación de interés y/o de un sitio web relevante donde este dicha publicación. Los demás vínculos empiezan a tener poco peso. El público objetivo de los servicios jurídicos ha evolucionado mucho en la última década. La gente ya no busca en las páginas amarillas ni en directorios. Un abogado no es como un médico de urgencias, se necesita más tiempo para elegir, no es cuestión de vida o muerte.

D) Generar confianza con un sitio web de calidad
Al igual que con un médico, el cliente deposita su confianza en el abogado. Este último tiene que hacer todo para no tener que convencer a su cliente potencial que es un buen profesional.
El sitio web debe ser una inversión prioritaria, con los criterios de usabilidad que Google ha integrado en su algoritmo. Lo digo para los que creen que una web antigua y no “usable” seguirá teniendo su sitio en el Top 10.
Mas allá del universo “Internet”, la modernización de la web refleja nuestro deseo de ofrecer a nuestros clientes un espacio en el que encontrará muchas respuestas. Unas de ellas son:
¿Puedo confiar en este abogado?
¿Sus conocimientos son actuales?
¿Es un buen profesional?
Es curioso, pero un sitio web bien diseñado, en la mayoría de los casos, aparta esas dudas. Porque antes de demostrar lo buen profesional que somo, primero hay que parecerlo…
Los 4 puntos mencionados son necesarios: ninguno de los 4 se puede obviar en el camino al éxito de la comercialización ONLINE de servicios jurídicos. Por eso, hay que elegir a una empresa experta en marketing online que sepa lo suficiente del sector jurídico para evitar problemas deontológicos, para poder enfocar las publicaciones hacia el interés del usuario, y para poder buscar el vínculo que une al abogado al cliente potencial.

Queda lo último: Dar el mejor servicio
Eso tambien es marketing online. El cliente satisfecho es nuestra mejor publicidad. Lo suficiente para que dejen reseñas en los portales especializados. No hablamos de ganar casos. El mejor servicio es darle a entender que se hará lo posible para velar por sus intereses, y cumplir con esa promesa. No se puede prometer éxito. De hecho, el código de ética de los abogados y la ley, no lo permiten, salvo en caso de condicionar la remuneración al éxito.

Eso sí, para conseguir un cliente satisfecho, primero tienes que conseguir un cliente. Y sólo es posible teniendo claro dos puntos:
-El público objetivo busca ayuda e información en Internet
-El publico objetivo contrata los abogados (re)conocidos
Por eso, hay que ser muy visible.

Jean-Marc Alma-Charlery
Especialista en SEO / Marketing en internet
www.absolutconsulting.de

 

¿Aún seguís teniendo archivos en papel?
¿Aún tenéis en Excel vuestra contabilidad?
¿Aún generáis los albaranes en papel multicopia?

Está claro que no tenéis un CRM como Dios manda. Es cierto que en estos años han proliferado un montón de CRM que son difíciles de implementar, CRMs a los que los trabajadores no se acostumbran, CRMs que no hacen todo lo que tienen que hacer, CRMs “humo” que nadie mantiene, etc, etc.

Todo esto que digo pasa con cualquier elemento nuevo que se introduce en el funcionamiento de una empresa, cuesta acostumbrarse y cuesta sacar partido. Pero en 2017, con el boom de las tecnologías, el software y las aplicaciones, es MUY IMPORTANTE, casi perentorio, el tener un sistema de gestión integral de la empresa o CRM. Busquen el CRM perfecto, busquen con cuidado la empresa a quien confiar su implementación y láncense a modernizar su empresa y sobre todo los procedimientos de la misma.

Los mejores CRM son totalmente ajustables a las necesidades de cada empresa, colocan en un marco de trabajo a todos y cada uno de los empleados de la misma, facilita y mejora el control y la gestión de cada uno de los procedimientos de trabajo.

Con una sola herramienta común, unifican todas las tareas y registros de las mismas, facilitando el acceso a quien corresponda, manteniendo la protección de datos y evitando que se traspapele nada.

No se dejen vencer por la pereza que da montar y acostumbrarse a un sistema nuevo, porque las ventajas y beneficios que les va a aportar una vez estén a gusto con su funcionamiento son mucho mayores que las molestias que genera su implantación. Y sobre todo, por favor, dejen el papel de una vez, ya no solo por ahorro y eficiencia, sino también para liberar espacios y respetar el medio ambiente.

En definitiva, pongan un buen CRM en su vida y a la larga se van a sorprender de la eficiencia y crecimiento de su negocio, solo gestionando de manera unificada la empresa.

 Gonzalo Folgueira López
AbsolutConsulting.es

Lo siento por los informáticos. El SEO no es cosa suya. No es trabajo suyo. Es el trabajo de un especialista en Marketing, es decir, una persona que tiene las herramientas y los conocimientos para entender y analizar el comportamiento del comprador potencial.

El SEO es una parte del marketing online, que a su vez es parte del marketing.
No se puede diseñar una web sin tener claro lo que vamos a vender, como lo vamos a vender y, sobre todo, a quién. Digámoslo claramente: una web que no cumple con los requisitos necesarios para atraer y atender debidamente al comprador potencial es una web que no sirve para nada.

Y es que…seguimos teniendo sitios web no adaptados a todos los dispositivos, como si el diseñador no supiera que la mayoría de los usuarios buscan con el Smartphone. Es poco profesional diseñar una web sin tenerlo claro.

Seguimos pidiendo a frikis que monten sitios webs para salones de belleza o para tiendas de moda, cuando ellos mismos no saben lo que es la moda. Algunas malas lenguas dirán que yo tampoco lo sé, pero al contrario de muchos hombres, leo las revistas femeninas. Y de hecho las leo cuando se me presenta un cliente vinculado a este público objetivo. Es un trabajo previo que hay que hacer, sea cual sea el cliente y su sector de actividad. De hecho, en el absoluto, el consultor en Marketing Online debería haber acumulado un conocimiento enciclopédico de todos los sectores tras varios años de experiencia.

Y seguimos viendo a empresas contratando el diseño de su web corporativa, sin tener una clara estrategia comercial, sin haberse planteado siquiera el “a donde quiero llegar”, esa primera idea, tan absolutamente imprescindible, que se debe trasladar, desde el primer instante, al consultor en Marketing (online)

Pero me estoy liando…En realidad, de lo que quiero hablar es de lo que pasa en el mundillo de las empresas que quieren vender a extranjeros (y/o al extranjero) traduciendo su página sin adaptarla a su usuario extranjero.

La cosa se complica aún más si intentamos entrar en un mercado de productos no exclusivos de nuestro país compitiendo con las empresas autóctonas que “juegan en casa”.

Si vendemos a los ingleses, cuidado con los americanismos, porque al final, Google sabe reconocer las variantes de cada idioma, sea el francés canadiense, el alemán austriaco, el inglés americano, etc. Y se notará en los resultados de las búsquedas.

Y si esto es tomado en cuenta, si la traducción es perfecta, hay que recordar que la expresión “estamos en la frontera con Francia” se traduce por “Nous sommes situés à la frontiere avec l’Espagne” (ya que cada uno lo ve desde su punto de vista…)

En definitiva, lo que quiero decir es que las técnicas de SEO sirven para vender tanto a nivel local como a nivel internacional; que hay negocios que olvidan esta proyección, desaprovechando una parte de sus posibilidades, y que si no sabemos rodearnos de profesionales que sepan mostrar quienes somos y lo que hacemos, estamos condenados a perder dinero. Porque el SEO se ha inventado justamente para eso; para dejar de gastar dinero sin razón…

Jean-Marc Alma-Charlery
Consultor de Empresas
Espcialista en Marketing Online
www.absolutconsulting.de